FUNDACIÓN VOLVER A CAMINAR

FUNDACIÓN VOLVER A CAMINAR
tiene 50,79€ en aportaciones
¡Colabora con tu gesto solidario!

FUNDACIÓN VOLVER A CAMINAR

Desde la FUNDACIÓN VOLVER A CAMINAR queremos trabajar una aproximación distinta, soportada totalmente en la ciencia, pero mucho más ágil, de manera que aquellas terapias que han funcionado en modelos animales, se puedan probar lo antes posible en humanos. Este camino no va a ser fácil y vamos a tener que lidiar con la burocracia, regulación y legislación vigentes. Trabajaremos en aquellos territorios que nos permitan realizar investigación clínica de primer nivel, utilizando estándares de calidad similares a la EMA y a la FDA, pero en los que el marco de actuación nos libere, al menos en parte,  de la pesada carga que supone el largo proceso de desarrollo, registro y aprobación de una nueva terapia. Actualmente, se estima que, en el mejor de los casos, transcurren fácilmente entre 10 y 12 años como mínimo, desde que se identifica un tratamiento potencial hasta que llega al mercado y puede ser administrado a todos los pacientes afectados. 

La FVaC pretende encontrar las mejores terapias para personas con LM crónica, actuando de forma continua y sistemática; con el objetivo último de convertir la investigación clínica en práctica clínica (tratamientos reales al alcance de todos los LMs) lo antes posible.

El modus operandi de la FVaC será la “Mejora Continuada”, no nos vamos a conformar con pequeños logros que solamente mejoren la calidad de vida de los afectados! Seguiremos buscando e investigando hasta encontrar la solución REAL: Volver a Caminar!

El paradigma actual en el campo de la LM nos ofrece cambios muy lentos y laboriosos, por ese motivo:

  • NECESIDAD VITAL DE UN CAMBIO DE PARADIGMA de la ciencia para curar la LM, si queremos disponer de un tratamiento efectivo para la LM en la próxima década.

  • DEBEMOS AVANZAR, sencillamente, NO PODEMOS ESPERAR.

Es el momento de darle a la cura de la LM la urgencia que se merece. La urgencia que los millones de personas que hoy viven o sobreviven con una LM, merecen.